26
Ago
15

Elefantes

Según los cálculos más conservadores, 30.000 elefantes han sido asesinados en África en los últimos tres años.
100.000 según cifras de distintas organizaciones de defensa de la naturaleza.
Sea cual sea el dato correcto, la cantidad de elefantes muertos es de todos modos desproporcionada.
Mientras tanto, cada día en China, crece de un mismo modo desproporcionado, el número de nuevos millonarios que a pesar de la crisis, gracias a las exportaciones de productos de sus empresas, pasan a formar parte de una nueva oleada de consumistas de artículos de lujo.
Estos dos hechos están conectados aunque en teoría esta conexión pueda pasar desapercibida.
El incremento de la población de nuevos ricos en China, hace que estos quieran ponerse a la altura de las élites económicas tradicionales demandando todo tipo de artículos de lujo, entre ellos y preferiblemente el marfil, por lo que no es raro ver en los principales mercados de China y capitales adyacentes, gran cantidad de artículos fabricados con este material, a la vez que no es difícil ver cada vez más en la selvas de África, elefantes asesinados de los que se han arrancado sus colmillos y se ha dejado abandonado el resto de su cadáver.
La impunidad con la que actúan los furtivos, en países que malamente tienen recursos para ofrecer una mínima vigilancia a sus parques naturales, hacen de estos elefantes un goloso trofeo a cambio de un puñado de dolares, que no hacen más que esquilmar la cada día más menguada fauna animal, y en este caso de los elefantes.
No se puede culpar a los pobres habitantes de la sabana que, aparte de que no se les puede pedir una sensibilidad especial hacia el reino animal, tanto por educación como por estilo de vida, realmente necesitan esos dolares pero esa forma de conseguirlos se ve limitada al numero de elefantes que quedan en libertad, con lo que este mecanismo es pan para hoy y hambre para mañana, además de que el precio a pagar es demasiado caro, tanto para el ecosistema como para la moralidad de occidente que permite que eso ocurra a la vez que es cómplice con su silencio.
Pero a quien si podemos culpar es a esos nuevos ricos chinos que parece que no saben disfrutar y lucir sus fortunas sino es a costa del surtimiento y muerte en vano de animales tan especiales y tan característicos como los elefantes.
Yo no soy quien para juzgar a nadie.
Allá cada uno con su conciencia, pero yo hace años que procuro, no solo no comprar en los chinos, sino incluso no comprar nada que venga fabricado de allí.
A veces no queda otra opción porque hay cosas que a día de hoy solo fabrican ellos, pero mi intención es evitar que ni un solo de mis euros y de la gente que pueda concienciar vaya a parar a sus bolsillos.
Si no saben disfrutar de su dinero sin hacer ostentación de sus fortunas a costa del sufrimiento y muerte de los animales, es mejor que no dispongan de ese dinero.
El camino más largo se empieza con un pequeño paso.
Quien me quiera acompañar en mi viaje, es bienvenido.

11891987_10206564479783533_3869015939257939285_n

Anuncios

0 Responses to “Elefantes”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Photobucket

Body Count

  • 212,808 victimas
page counter Photobucket
Photobucket

el paso del tiempo

agosto 2015
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Hemeroteca

Photobucket

A %d blogueros les gusta esto: